Ideales, Materialismo y Ambicion: Reflexiones de un Icononzuno en Cracovia

Al igual que las mujeres, los hombres también necesitamos tener nuestro propios momentos y espacios.

Digo esto debido a que actualmente estoy visitando a mi novia Anna, quien vive en Cracovia (la segunda ciudad mas grande de Polonia) y como es natural para cualquier pareja que mantiene una relación a distancia, las escasas oportunidades para compartir tiempo juntos se tratan de aprovechar al máximo. Durante los pocos días que he estado de visita hemos podido sacar tiempo para cocinar, salir a cenar (comida Italiana y China….en Polonia), al cine e incluso para ir de excursion a un parque natural cercano a la ciudad.

Sin embargo, nosotros como cualquier otra pareja también tenemos algunas diferencias: Anna es Vegana (es decir no consume ningún producto de origen animal) y ademas le gusta correr, ir al gimnasio y practicar yoga. En mi caso, al menos cuando estoy de viaje no tengo reparo en probar los platos típicos locales tengan carne o no, mientras que en temas de actividad física y mental…….solo dire que soy mas de caminatas y meditación.

Afortunadamente para nuestra relación, ambos somos apasionados de la naturaleza, la lectura (ella prefiere la literatura, yo los libros de historia) y disfrutamos tanto de la cerveza barata como del buen vino.

IMG_7727

Parque nacional Ojców (Ojcowski Park Narodowy) en las afueras de Cracovia

Todo esto viene a cuento debido a que durante este fin de semana, Anna tuvo que viajar a Varsovia (capital de Polonia) para asistir a un evento de trabajo, lo cual me dio la excusa perfecta para realizar ciertas actividades que aunque las he hecho anteriormente junto a ella, por cortesía hacia sus preferencias y respeto a nuestros espacios como pareja, trato de evitar cuando estamos juntos.

La primera, fue degustar uno de mis platos preferidos de la gastronomía Polaca, el Tatar, hecho a base de carne de res cruda y un huevo, también crudo (por lo tanto no muy agradable para los veganos). La segunda fe recorrer a pie el centro histórico de la ciudad ciudad, haciendo paradas regulares para leer capítulos de un libro sobre la historia de Polonia (Corazon de Europa, escrito por Norman Davis) y la tercera fuer ir a un bar tradicional de la ciudad para ver la final de la Liga de Campeones entre el Real Madrid y la Juventus de Turin (a ella tampoco le gusta el fútbol salvo que juegue la seleccion de Polonia)

Tatar 2

El Tatar generalmente se acompaña con un trago de Vodka

Dejando de lado las exploraciones culinarias y el fútbol, Cracovia es ante todo una ciudad histórica. De su deslumbrante pasado, me llamo particularmente la atención el periodo de mas de 200 años (1386 – 1596dc) durante los cuales la dinastía de los Jagellón  (Jagiellonowie en Polaco) gobernaron desde esta ciudad la Mancomunidad de Polonia-Lituania, conocida en su época como república de las dos naciones y que en su periodo de mayor esplendor agrupo dentro de su territorio la mayor parte de las actuales Polonia, Lituania, Bielorrusia y Ucrania. Siendo uno de los estados mas desarrollados y liberales de la época.

Otro aspecto muy interesante es la rivalidad que mantuvieron tanto la mancomunidad como los Jagellón con su nemesis, la naciente Rusia de los Zares. Los constantes conflictos entre estos dos poderes durante los XV y XVI, marcarían la historia de Europa y significarían no solo el declive de la casa Jagellón, sino también la desaparición de Polonia y Lituania como estados independientes durante mas de 300 años.

La Polonia-Lituania de los Jagellón representaba los ideales del renacimiento, permitiendo que las provincias de la mancomunidad conservaran parcialmente sus costumbres y leyes tradicionales, ademas abolieron el absolutismo con la implementacion de un sistema de gobierno basado en el equilibrio de poderes (casi 200 años antes que en Inglaterra) y desarrollaron el primer sistema legal que garantizaba explicitamente los derechos de las minorías étnicas y religiosas.

Igualmente contribuyeron al desarrollo de la educación y las artes, haciendo de la Universidad Jaguelonica de Cracovia una de las instituciones educativas mas grandes y reconocidas de la época (con estudiantes y profesores ilustres como Nicolas Copernico), a la altura de los grandes centros de pensamiento en la Italia renacentista.

JU

Universidad Jaguelonica de Cracovia, Fundada en 1364.

Esto en contraste con la Rusia de los Zares, símbolo de un objetivismo absolutista y conservador en el cual la autoridad del Zar era infallible e incuestionable y en la que  los recursos tanto físicos como humanos de cada territorio incorporado, eran inmediatamente subyugados y puestos al servicio de la expansion territorial del imperio, su fin único y ultimo .

Las multiples batallas que mantuvieron los ejércitos del Rey Sigismundo II-Augusto Jagellón y del Zar Ivan IV (el Terrible), eran parte de una guerra no solo entre las dos mayores potencias de Europa Oriental, sino principalmente entre dos maneras diferentes de ver tanto la vida como el mundo.

Las desmedidas ambiciones idealistas de los Jagellón, derivaron en una sucesión de errores que eventualmente causarían la caída de la mancomunidad, quisieron mantener tanto a Polonia como a Lituania unidas como un reino pero sin integrarlos en un solo estado, priorizando la autonomía y determinación de las provincias por sobre el bienestar del reino; ademas de querer implementar un sistema de gobierno liberal en una sociedad mayoritariamente religiosa y conservadora que no estaba lista para aceptar este tipo de cambios.

Ambos factores serian causa de permanentes conflictos internos tanto politicos como militares, que poco a poco fueron debilitando el reino y abrieron el espacio para la eventual invasion por parte de una Rusia cada vez mas extensa, poderosa y ambiciosa.

Wawel

Castillo Real de Wawel en Cracovia, Construido por Casimiro III el Grande, entre 1333 y 1370.

La Rusia Zarista por su parte también caería 300 años después, en este caso victima de sus desmedidas ambiciones autoritarias, objetivistas y materialistas. En pleno siglo XX cuando gran parte de Europa y el mundo habían abandonado el absolutismo y acogían los ideales democráticos, los Zares siguieron demandando la lealtad incuestionable de sus súbditos sin ceder nada a cambio e ignorando los crecientes anhelos de su pueblo por mayores niveles de libertad e igualdad. Todo en pos de defender lo que consideraban el “orden natural” y de seguir expandiendo un imperio que de por si, ya era demasiado grande.

Esto llevo a que tras 400 años ininterrumpidos de guerra y opresión, el país quedase exhausto y sin recursos suficientes para hacer frente tanto a los nuevos poderes emergentes (Estados Unidos, Japón y Alemania) como al surgimiento de multiples revueltas internas que terminarían con la caída del regimen Zarista y la implantación del comunismo.

Centro Historico

Centro Histórico de Cracovia, declarado patrimonio histórico de la Humanidad en 1978.

El resultado de estas reflexiones y principal lección que nos deja este día en Cracovia (Inspirada en las historias tanto de los Jagellón como de los Zares), es que tanto quienes tenemos una concepción de vida que prioriza las ideas (o idealista), como quienes tienen una vision que prioriza los resultados objetivos y tangibles (u objetivista-materialista), debemos cuidarnos del peligro que significa sucumbir a la ambición desmedida en cualquiera de los dos sentidos.

A nivel individual, debemos aprender a desarrollar un carácter flexible como seres humanos que nos permita afrontar los retos que trae la vida, ya sea con generosidad o con firmeza dependiendo tanto de las necesidades como de las circunstancias especificas y no caer en el error de ser demasiado idealistas (o románticos), pero tampoco excesivamente objetivos (o materialistas).

A nivel colectivo, debemos entender que no existen la armonía, la justicia, ni el orden absolutos y que si en algún momento como sociedad llegamos a estar cerca de alcanzar cualquiera de estos (sea por intermedio de nuestros ideales o de la objetividad), lo mas probable es que sea tan solo durante un corto periodo de tiempo y seguramente a cambio de un precio muy alto.

Ambas, lecciones que vale la pena recordar en estos tiempos de ideologías radicales, en las cuales abundan las promesas vacías que pretenden encontrar respuestas “fáciles”, soluciones “perfectas” y verdades “absolutas”.

Como dice el popular refrán:

 “No por mucho madrugar amanece más temprano”

IMG_7273

Ribera del rió Vistula, alrededor del cual se erige Cracovia.

Nota: En lo que a mi concierne, debería empezar por tomar ejemplo de Anna y empezar a correr o a ir al gimnasio para complementar mis meditaciones.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s